Otis España (Zardoya Otis)           
 
 e*Direct  Planifique su Proyecto
      Página principal      |       Acerca de Otis      |       Conéctese a Otis.com      |       Contacte con nosotros     
     
haga click aquí para registrarse
 
 
     
 
Ascensores
 
Escaleras Mecánicas/ Andenes
 
Salvaescaleras
 
Puertas automáticas y de garaje
 
Mantenimiento
 
Modernice su ascensor
 
Trabaja con nosotros
  Zardoya Otis en bolsa
  Asistencia comercial
   
 
Acerca de Otis
   
   
  Otis y su historia
 
  Ayuda por e-mail
  Encuentre la oficina Otis que desee
  Conéctese a Otis.com
  regístrese aquí
  Política de privacidad
  Glosario
     
   
   

 

 

   
   
INFORMACIÓN SOBRE ASCENSORES Y ESCALERAS MECÁNICAS

Desde la Antigüedad hasta la Edad Media, las únicas fuerzas utilizadas para trabajos de elevación eran la fuerza humana y la animal.

HISTORIA DEL ASCENSOR
Ya en 1850 aparecieron los primeros ascensores a vapor e hidráulicos, pero no fue hasta 1852 cuando asistimos a un hecho decisivo para la historia de los ascensores: la invención del primer ascensor del mundo, seguro para personas, ideado por Elisha Graves Otis.

El primer ascensor de pasajeros fue instalado por Otis en Nueva York en 1857. En 1873 había más de 2.000 ascensores Otis presentes en edificios de oficinas, hoteles y centros comerciales de Estados Unidos y cinco años más tarde se instaló el primer ascensor hidráulico Otis para pasajeros.

Poco después llegó la Era de los Rascacielos ... y en 1889 Otis desarrolló las primeras máquinas de ascensores eléctricos con engranaje que funcionaban satisfactoriamente.

En 1903, Otis introdujo lo que se convertiría en la columna vertebral de la industria del ascensor: el ascensor eléctrico a tracción sin engranajes, cuya realización demostró sobrevivir al propio edificio. Esto impulsó la era de la edificación de gran altura, con edificios tan representativos como el Empire State Building.

En todos estos años, Otis ha introducido en el mercado numerosas innovaciones en controles automáticos entre las que podemos destacar el Sistema de Control de Señales, el Control de Períodos Pico, el Sistema Autotrónico de Otis y la Zonificación Múltiple.

Ir al principio

COMO FUNCIONA UN ASCENSOR
En la actualidad todos los ascensores utilizan la energía eléctrica como fuente de alimentación de sus motores y para el reglaje de sus paradas, así como sistemas electrónicos que regulan las maniobras a realizar. No obstante podemos encontrar tres variantes fundamentales, en lo que a sistemas mecánicos de elevación se refiere, aplicados en función de las necesidades de uso o de las características de los edificios en que se instalan.

Aparatos con engranajes

Como su nombre indica, el sistema consiste en un motor eléctrico que acciona un engranaje reductor de tornillo sin fin y rueda dentada que a su vez pone en movimiento la polea. De esta manera se consigue que ésta gire a una velocidad relativamente baja pero con gran capacidad de carga, lo que permite utilizar motores de reducida potencia para elevar grandes pesos.

La velocidad de la cabina es de entre 0,1 y 1,75 m/s, pero admite cargas importantes de más de 15 toneladas. Se usan en montacargas industriales para la elevación de vehículos y también en ascensores de pasajeros, compensando su lentitud con su gran capacidad de carga.

Aparatos sin engranajes

Sistema que corresponde al desarrollo histórico del diseño puesto en práctica en 1903 por Elisha G. Otis, con las lógicas mejoras derivadas de la aplicación de la tecnología contemporánea.

Requiere motores de gran potencia y baja velocidad –entre 50 y 200 revoluciones por minuto- que se conectan directamente al eje de la polea, siendo ésta ranurada y de gran diámetro –entre 75 y 120 centímetros.

Este tipo de mecanismos permite que la cabina alcance velocidades elevadas –entre 2 y 10 metros por segundo- lo que hace que sean adecuadas para el transporte de pasajeros en edificios altos con demandas importantes de tráfico.

En los ascensores actuales, en ningún caso el cable tractor se enrolla a un eje, como ocurría en los primitivos aparatos de elevación. La tracción se realiza por adherencia con la polea o juego de poleas que acciona la máquina, pudiendo situarse ésta en la parte superior del edificio, lo que es normal y deseable para el buen funcionamiento, o en la parte inferior a causa de particulares necesidades de espacio o estructurales que impidan situarla arriba.

Aparatos hidráulicos

Comenzaron a instalarse a partir de 1880. Hoy en día se utilizan para recorridos de reducida altura, dada una serie de ventajas derivadas de su principio de funcionamiento: utilizan la presión de líquidos viscosas sobre pistones para elevar la cabina en sustitución de cables y contrapesos.

Gracias a esto se pueden instalar ascensores en edificios de antigua construcción que no dispongan de espacio o estructura resistente para albergar el cuarto de máquinas; éste puede situarse alejado del aparato –hasta una distancia máxima de 15 metros- desde donde se canaliza el líquido impulsor.

Los ascensores hidráulicos convencionales se montan directamente sobre un émbolo o pistón que se mueve dentro de un cilindro enterrado, cuya profundidad debe ser igual a la del recorrido del ascensor. Este sistema, relativamente sencillo, requiere una bomba eléctrica que introduzca aceite a presión en el cilindro para así levantar la cabina. La bajada se consigue mediante un dispositivo de válvulas, reguladas eléctricamente, el cual hace que el líquido salga del cilindro de forma controlada permitiendo el descenso del émbolo.

Ir al principio

HISTORIA DE LAS ESCALERAS
En 1899, Charles D Seeberger se incorporó a Otis Elevator Company, trayendo consigo el nombre "escalator". La unión entre Seeberger y Otis produjo el primer tipo de escalera dirigida al sector público, que fue instalada en la Exposición de París en 1900. Charles Seeberger vendió los derechos de su patente en 1910. Desde entonces, Otis continua mirando hacia el futuro y desarrollando escaleras cada vez más seguras y confortables.
Ir al principio

CÓMO FUNCIONA UNA ESCALERA
Las escaleras móviles constituyen un medio de transporte continuo de personas; su gran capacidad las hace imprescindibles en grandes almacenes, en aeropuertos, estaciones y muchos otros lugares. Aunque su uso masivo es muy posterior al de los ascensores, se trata de un invento ya antiguo que nació con el siglo. La primera de ellas fue instalada por Otis en la Exposición Universal de París, en 1900.

Estos aparatos tienen un conjunto de escalones enlazados entre sí como una correa sin fin, que unidos firmemente a elementos de altas resistencia semejan una cadena. Estas cadenas se mueven gracias a un mecanismo tractor consistente en un motor eléctrico acoplado a un reductor de velocidad y dotado de freno electromecánico. Normalmente el tractor se encuentra en el lado superior de la escalera y bajo su piso.

Semejante a la escalera móvil es el andén móvil, que aplica su misma tecnología, diferenciándose de ésta en que su piso tiene placas móviles dispuestas como una banda continua. Su utilidad es grande en aeropuertos, enlaces de líneas de Metro, centro comerciales o casos semejantes, para movimiento en horizontal o entreplantas.

La escalera posee un control que permite fácilmente su arrancada y variar su sentido de marcha. Por otra parte, está dotada de dispositivos de seguridad que la paren automáticamente al detectar algún problema.

Además, toda escalera móvil dispone de unos pulsadores de parada para ser accionados en caso de emergencia. El dispositivo mecánico de retorno de los escalones y pasamanos se encuentra en un extremo opuesto al sistema tractor.

Ir al principio

 
Opciones
HISTORIA DEL ASCENSOR
COMO FUNCIONA UN ASCENSOR
HISTORIA DE LAS ESCALERAS
CÓMO FUNCIONA UNA ESCALERA