Una canción de amor
  Adelante
 
 



Claudio e Isabella. William HuntUn día cualquiera, sucede que la vida del poeta se ve turbada por la presencia de una dama. La elegancia y rara belleza de la mujer producen en la intimidad del poeta una emoción intensa y nueva, irresistible. Desde aquel instante, el poeta se sabe enamorado, y compone versos que expresan su esperanza en la realización feliz de aquel amor, convertido ya en inagotable fuente de su inspiración.

En la lejana Edad Media, los trovadores pusieron gran empeño en servir y amar en secreto a una dama aristocrática, aun sabiendo que su pasión era irrealizable. En sus canciones asistimos al doloroso conflicto entre el alegre deseo de contemplar la delicada hermosura de la amada, y la tristeza por saberla desdeñosa y cruel. El trovador comprende que es prisionero de este "amor cortés", pero cree que el sufrimiento amoroso le ennoblece, y persevera en su servicio.

Francesco PetrarcaTiempo después, cuando comenzaba el Renacimiento, el poeta italiano Francesco Petrarca, enamorado de la inalcanzable Laura, ideó una nueva forma de expresión poética del amor. Sus sonetos describen las emociones amorosas más íntimas, que el poeta halla reflejadas a menudo en un plácido paisaje.


 
 
Portada   Adelante
 

El amor imposible Poesía