Sonetos
  Atrás Adelante
 
 

Garcilaso de la VegaLa dama ha trazado su hermoso rostro y un modelo de perfección en el alma de Garcilaso. El poeta, predestinado a amarla, se ocupa siempre en leer ese modelo para escribir a solas el poema y para alcanzar la virtud. Su alma está acostumbrada a ello, pues todos sus bienes espirituales los debe a la amada.

Escuchar el poema

Soneto V

Estudio de manos femeninas. Leonardo da VinciEscrito está en mi alma vuestro gesto
y cuanto yo escribir de vos deseo:
vos sola lo escribisteis; yo lo leo,
tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto,
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo, de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma misma os quiero;

cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir y por vos muero.

 
 
Portada   AtrásAdelante
 
El amor imposible Poesía