Los pueblos y la literatura
  Adelante
 
 


Vilaplana del Camp (Tarragona)

En los pueblos la vida parece más calmada y llena de un encanto especial. Los paisajes que la vida rural nos ofrece acostumbran a ser excelentes escenarios de narraciones; allí los protagonistas son personajes intuitivos, nobles, marcados por su entorno y profundamente humanos.

Las novelas que transcurren en pequeñas poblaciones atraen especialmente al público lector que vive en las ciudades, donde no existe el aire puro, ni el contacto directo con la naturaleza, ni las relaciones personales tan intensas y comprometidas. Generalmente, en la ciudad cada persona es un individuo aislado, sus problemas son propios y no suelen compartirse fuera del ambiente familiar. En los pueblos las personas viven más estrechamente comunicadas y comparten más los sentimientos y las vivencias. Existe un dicho popular que confirma estas afirmaciones: en un pueblo todo acaba por saberse.

Miguel Delibes es un magnífico ejemplo de escritor que ha sabido llevar al papel ese mundo rural y campestre tan alejado de las grandes ciudades. Una de sus novelas, El camino, relata las aventuras de un joven que ha de abandonar el pueblo para ir a estudiar el bachillerato a la ciudad. Se trata de un delicioso libro de lectura muy recomendable.

Otra novela muy interesante es Pepita Jiménez, de Juan Valera, en la que se narra una curiosa historia de amor en un pueblo andaluz, escrita como un conjunto de cartas que dirige el protagonista a su tutor. Otros escritores han dedicado novelas a los pueblos en los que vivieron o nacieron, así Pío Baroja, novelista de la generación del 98 escribió una famosa novela que transcurre en el País Vasco, Zalacaín, el aventurero. También Azorín, compañero de Baroja, escribió una novela dedicada al mundo rural con el significativo título de Los pueblos. Y Vicente Blasco Ibáñez retrató detalladamente la vida rural valenciana en La barraca.

Cada país es un mundo aparte, y así podemos observar el mundo rural de la selva en Cien años de soledad, la más famosa novela del colombiano Gabriel García Márquez. La vida en una aldea suramericana tiene otros aspectos muy diferentes, a veces crueles, en los que los personajes más que vivir han de sobrevivir, como es el caso de la excelente novela Un viejo que leía novelas de amor de Luis Sepúlveda.

 
 
Portada   Adelante
 

Los pueblos Prosa