La vida és sueño
  AtrásAdelante
 
 

Calderón de la Barca. Anónimo. Museo Lázaro Galdiano (Madrid)Argumento: En esta obra Calderón de la Barca presenta al príncipe Segismundo, encerrado por el rey, su padre, en una torre para evitar las consecuencias de los malos augurios que acompañaron su nacimiento, es sometido a una prueba, durante un día. Las improcedentes maneras de Segismundo convencen al rey de la necesidad de mantenerlo encerrado. Y así lo hace, diciéndole que todo lo que ha vivido ha sido un sueño. Un grupo de soldados, sin embargo, liberará a Segismundo para que lidere una revolución contra el rey.


Escuchar fragmento

 

Acto II: Segismundo ha regresado a la prisión y Clotaldo le convence de que todo lo que ha vivido ha sido un sueño.

SEGISMUNDO

Segismundo en cautividadEs verdad; pues reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición
por si alguna vez soñamos.
Y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña
que el hombre que vive sueña
lo que es hasta despertar.
Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte (¡desdicha fuerte!);
¡que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte!
Sueña el rico en su riqueza
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
Segismundo en su desesperación por ser libresueña el que agravia y ofende;
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Imágenes procedentes de la representación de La vida es sueño
Producción del Teatre Romea y dirección de Calixto Bieito. Fotografías de Ros Ribas


 
 
Portada   AtrásAdelante
 

El final fatídico Teatro